Crasas y suculentas

Estas plantas, amantes del sol y de escaso o nulo mantenimiento, son ideales para terrenos áridos y pedregosos y con su gran diversidad de formas y colores permiten crear jardines diferentes, con aires de otros mundos, capaces de fascinarnos y sorprendernos con geometrías casi perfectas y flores espectaculares.