Verde es Vida Primavera 2018

Ya está disponible el número de primavera de nuestra revista Verde es Vida. La revista de la Asociación Española de Centros de Jardinería. La primavera ya está aquí y éste número viene cargado de ideas frescas, la agenda del jardín, fichas de plantas y estupendos artículos para todos los que nos apasiona el mundo de la jardinería:

  • Una jardinería mediterránea en clave naturalista. ¿Qué características y prácticas revalida o renueva esa sabia jardinería que existe en el entorno del Mediterráneo desde hace milenios? ¿Cómo afronta el desafío de un cambio climático que se manifiesta ya de forma pertinaz en un incremento de las temperaturas y una mayor escasez de agua? ¿Cómo asume la creciente preocupación por la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente? REspetar la lógica del lugar sigue siendo el principio rector, que hoy abraza el naturalismo en las plantaciones y busca reducir al máximo los requerimientos de agua y mantenimiento.
  • Entrevista con James Basson: “Lo sostenible es plantar la planta adecuada en el sitio adecuado” Trabajar con y no contra la naturaleza. Utilizar materiales y técnicas de origen local. Buscar resultados sostenibles, adaptados al medio ambiente. Usar una paleta limitada de materiales duros y una altadiversidad de vegetación, logrando una depurada síntesis a partir una mezcla compleja. Sobre estas premisas, el paisajista James Basson ha desarrollado en el sur de Francia un estilo de jardinería conceptualmente tan interesante como atractivo a la vista, hoy todo un referente.
  • Lirios barbados: “alta costura” en el jardín. Complejas corolas de pétalos que suben y sépalos que bajan y se arquean como alas. Texturas deliciosas que recuerdan el organdi, la seda y el terciopelo. Y una exhibición de tonalidades y combinaciones cromáticas sin rival en el mundo verde. Al barroco traje floral de estos Lirios no Ie falta ni siquiera la extravagancia de unas barbas de colores. La jardinería actual no podía prescindir de estas perfumadas flores de pasarela en las plantaciones de vivaces. Un clásico en (eterno) retorno.
  • Irresistibles camelias. De febrero a abril, las camelias de primavera maravillan con sus flores sobre el fondo brillante de su follaje verde oscuro. Ni el frío ni la lluvia son capaces de empañar su belleza. No hace falta un gran jardín en el norte para disfrutar de ellas: viven perfectamente en maceta en otras latitudes, siempre que reciban los cuidados adecuados.
  • Las plantas más “zen”. Una planta basta para darle un toque zen a un ambiente de interior. Escoge un bonsái, un ficus Ginseng, incluso
    un bambú de la suerte, y conseguiréis darle un aire de calma y contención inconfundiblemente oriental.
  • ¿Un jardín a prueba de gatos?. Dicilmente un gato pueda resistirse a entrar en un jardín abierto. Tan difícil como cerrarle el paso. A su habilidad para trepar y su carácter explorador se suma su aficién a escarbar en la tierra removida o a tumbarse sobre las plantas mas tiernas. No obstante, siempre se pueden tomar medidas para lograr una coexistencia en términos razonables.
  • De la pintura, un jardín. Si “toda jardinería es pintura de paisajes”, como dejo dicho el poeta inglés Alexander Pope en 1734, el jardínn de Stourhead lo es desde su primera fuente de inspiración: un óleo del pintor de paisajes romanos del siglo XVII Gaspard Dughet. El nombre de la obra, Paisaje clásico, y su temática, un sublime escenario natural con arboles magníficos que dejan ver a lo lejos un horizonte de campos, son el manifiesto
    que se expresa en esta Arcadia del sur de Inglaterra, creación personal de varias generaciones de banqueros con alma jardinera.
  • El poder purificador está en las raíces. Es sabido que las plantas purifican el aire, especialmente las de origen tropicaly subtropical que cultivamos dentro de casa. Estas especies son capaces de absorber las sustancias contaminantes dispersas en el ambiente, un proceso de enorme valor para la salud de las personas que se realiza en un 90% a través de las raíces. Te contamos cómo lo hacen y cómo puedes sacarle partido.
  • Cómo afianzar un talud con plantas. Las zonas en pendiente de un jardín, fruto de las propias características de la parcela, de la presencia de un muro, un estanque, una escalera, 0 de una decisión puramente estética, exigen resolver el control de las escorrentías y la sujeción del terreno para evitar el deslizamiento de la tierra y la erosión. ¿Una solución? Escoger plantas capaces de afianzar taludes gracias a su sistema radicular. Te recomendamos las mas eficaces.
  • ¡Llena tu patio del color de las hortalizas! Un patio en el que los brillantes rojos, amarillos y anaranjados no provienen de las flores sino de los tomates, guindillas y pimientos. En el que las trepadoras son los pepinos, con sus grandes hojas y zarcillos… EI huerto urbano también se puede cultivar en macetas y convertirse en un espacio verde tan productivo como ornamental.
  • El monte de las azaleas salvajes. A mediados de mayo, las flores de miles de azaleas silvestres se apoderan de las laderas del monte Katsuragi, en el corazén de Japén. Un vibrante escenario natural, donde el rojo estalla en poderoso contraste con el verde del bosque de coníferas y las montañas que le sirven de marco.

Todo esto y mucho más en el número 84 de nuestra revista Verde es Vida. ¿Quieres tu ejemplar? Pues ven a recogerlo ¡Es gratis!